Trabajadores celebran junto a su Gobierno obrerista este primero de Mayo

Marcha01May13

Con alegría y entusiasmo los trabajadores de Banco Bicentenario acompañaron a cientos de miles de compañeros de todo el país que marcharon este miércoles 1 de mayo en conmemoración del Día del Trabajador y en respaldo a la Ley Orgánica del Trabajo, los Trabajadores y Trabajadoras.

La familia de Banco Bicentenario se hizo presente en Caracas, viajando desde distintos puntos del país, para no perderse la oportunidad de caminar con sus compañeros desde el Terminal de la Bandera y la avenida Libertador hasta la plaza O´Leary, donde el presidente de la República Bolivariana de Venezuela, Nicolás Maduro expresó unas palabras por la importancia del día.

La caminata y consignas sirvieron para pensar en todos los aportes que dejó para los trabajadores, el máximo líder de la Revolución Bolivariana y uno de los presidentes latinoamericanos que más luchó por la clase obrera, el Comandante Hugo Chávez.

Una vez más los trabajadores y trabajadoras de Banco Bicentenario demuestran su compromiso con el proceso de cambio que ha experimentado el país, siempre pensando en el digno vivir de nuestra población.

La masacre que dio origen al día del Trabajador

t_1maggiochicago1886_205

Un puñado de trabajadores de tendencia socialista en contra de una federación sindical parecida a la antigua CTV venezolana, y en una lucha abierta con los empleadores de 1886, levantaron un aspaviento, que si bien terminó costándoles la vida, pasó a la historia como un acto reivindicativo eterno.

El establecimiento de este día fue un acuerdo del Congreso Obrero Socialista de la Segunda Internacional, celebrado en París en 1889, para darle sentido de lucha reivindicativa y de homenaje a los Mártires de Chicago.

Ellos fueron ejecutados a mansalva en Estados Unidos por su participación en las jornadas de lucha, que tuvieron su origen en la huelga iniciada el 1 de mayo de 1886 y su punto álgido tres días más tarde, el 4 de mayo, en la Revuelta de Haymarket.

Estados Unidos de espaldas 

Realmente no es de extrañar que Estados Unidos no celebre esta conmemoración, debido a que nunca ha reconocido a este día como un acto reivindicativo, y a los mártires de Chicago, como tales.

En su lugar se le exige a la población celebrar el “Labor Day”, el primer lunes de septiembre desde 1882 en un desfile realizado en Nueva York, y organizado por la Noble Orden de los Caballeros del Trabajo. Casualmente la central obrera de derecha que le dio la espalda a la protesta en 1886.

La central auspició la celebración en septiembre por temor a que la fecha de mayo reforzase el movimiento socialista en los Estados Unidos.

Los sucesos de 1886

La mayoría de los obreros estaban afiliados a la Noble Orden de los Caballeros del Trabajo, pero tenía más preponderancia la “American Federation of Labor”, inicialmente socialista y posteriormente empapada de ideas anárquicas. En su cuarto congreso, realizado el 17 de octubre de 1884, ésta había resuelto que desde el 1 de mayo de 1886 la duración legal de la jornada de trabajo debería ser de ocho horas, yéndose a la huelga si no se obtenía esta reivindicación y recomendándose a todas las uniones sindicales que tratasen de hacer promulgar leyes en ese sentido en sus jurisdicciones. Esta resolución despertó el interés de las organizaciones, que veían la posibilidad de obtener mayor cantidad de puestos de trabajo con la jornada de ocho horas, reduciendo el paro.

Era una verdadera revolución en Estados Unidos, los conservadores reformistas no admitían la idea de trabajar menos de 14 horas, ya que la creencia y filosofía en que fueron formados hacían del trabajo un mandato divino, por ende la reducción de la jornada significaba un reto hasta para sus creencias.

En 1886, el presidente de la central socialista, Andrew Johnson, promulgó la llamada Ley Ingersoll, estableciendo la jornada de ocho horas. Al poco tiempo, diecinueve estados sancionaron leyes con jornadas máximas de ocho y diez horas.

La prensa calificaba el movimiento como “indignante e irrespetuoso”, “delirio de lunáticos poco patriotas”, y manifestando que era “lo mismo que pedir que se pague un salario sin cumplir ninguna hora de trabajo”, obviamente la prensa estaba en manos de los mismos patronos.

La “Noble Orden de los Caballeros del Trabajo” remitió una circular a todas las organizaciones adheridas donde manifestaba: “Ningún trabajador adherido a esta central debe hacer huelga el 1° de mayo ya que no hemos dado ninguna orden al respecto”. Este comunicado fue rechazado de plano por todos los trabajadores de EE.UU. y Canadá, quienes repudiaron a los dirigentes de la Noble Orden por traidores al movimiento obrero.

El primero de mayo de 1886, 200.000 trabajadores iniciaron la huelga mientras que otros 200.000 obtenían esa conquista con la simple amenaza de paro.

En Chicago donde las condiciones de los trabajadores eran mucho peor que en otras ciudades del país las movilizaciones siguieron los días 2 y 3 de mayo. La única fábrica que trabajaba era la fábrica de maquinaria agrícola McCormik, la misma dedicada ahora a condimentos, que estaba en huelga desde el 16 de febrero porque querían descontar a los obreros una cantidad para la construcción de una iglesia.

El día 2, la policía había disuelto violentamente una manifestación de más de 50.000 personas y el día 3 se celebraba una concentración en frente de sus puertas, cuando estaba en la tribuna el anarquista August Spies sonó la sirena de salida de un turno de “rompehuelgas”.

Los concentrados se lanzaron sobre los “mercenarios rompehuelgas” y comenzando una pelea campal. Una compañía de policías, sin aviso alguno, procedió a disparar a quemarropa sobre la gente produciendo 6 muertos y varias decenas de heridos.

Fuente:

Libro:

120 años del Primero de Mayo

Autor: Josep Joaquím Planells

2009

Talento humano de la institución recibió importante reconocimiento

Reconocemos la labor de nuestra fuerza laboral

Como parte de las estrategias de integración emanadas por el Gobierno Nacional y el presidente de nuestra institución, Sr. Darío Baute Delgado, este miércoles 3 de octubre se reconoció el esfuerzo y la dedicación de los trabajadores de Banco Bicentenario.

 Gracias a su ardua labor y compromiso, fue reconocido el desempeño de los cajeros que realizaron el mayor número de operaciones; por encima de las 2.500 transacciones, así como a quienes ofrecieron el mejor servicio a los adultos mayores de nuestro país, quienes aportaron lo mejor de sí para la construcción de esta patria y que ven reflejado, a través del cobro de su pensión en esta entidad financiera, el reconocimiento a sus años de trabajo.

 Aunque el evento no pudo contar con la presencia del presidente de la institución, Sr. Darío Baute Delgado, quien se encontraba en el Complejo Habitacional Los Guayos, del estado Carabobo, cumpliendo compromisos relativos a la entrega de las primeras 200 viviendas financiadas, producto del convenio con el Instituto de Previsión Social de la Fuerza Armada Nacional (Ipsfa); la Vicepresidenta Ejecutiva Carlina Pacheco presidió este importante acto en su nombre y en compañía de parte del equipo que ha hecho posible el crecimiento de esta entidad financiera.

 De esta manera, también se sumaron a la actividad el Vicepresidente de Gestión Humana, Federico García, La Vicepresidenta de Agencias y Negocios, Yadira Romero, Jenny Vásquez por parte de la Vicepresidencia de Servicios Financieros Integrales Comunales y Jenny Marques, Vicepresidenta de Mercadeo y Comunicaciones Institucionales.

 Logros producto de un trabajo en equipo

 La Vicepresidenta Ejecutiva, Carlina Pacheco, resaltó “el esfuerzo de los trabajadores y trabajadoras, quienes demuestran al pueblo venezolano que es posible cambiar el modelo social que se tenía concebido, pues hemos desarrollado un modelo de inclusión y participación en el cual todos tenemos cabida.”

 Asimismo, agregó que “con orgullo somos el primer banco del país con alcance a escala nacional, pues tratamos a nuestros usuarios como gente, como se merecen, y no como un negocio.”

 Por otra parte, también se valoró la labor de la Vicepresidencia de Servicios Financieros Integrales Comunales, por haber alcanzado la importante cifra de los 1008 Terminales Bancarios Comunales (TBcom), cuya meta alcanzada responde a los lineamientos emanados por el Ejecutivo Nacional, de tener al menos un TBcom en cada municipio del país.

 Además, tras la campaña publicitaria “Tú nos inspiras”, la Vicepresidenta Ejecutiva de Banco Bicentenario felicitó a todo el equipo que integra la Vicepresidencia de Mercadeo y Comunicaciones Institucionales, encabezada por la Lic. Jenny Marques, por todo el despliegue comunicacional que ha permitido que la labor de esta institución financiera llegue al lugar más recóndito de Venezuela y brinde a todos la oportunidad de incorporarse a un sistema financiero cada vez más inclusivo, participativo y democrático.

 “Nos inspiran ustedes, los trabajadores y trabajadoras de este banco…Vamos rumbo a ser los primeros en el país, y contamos con ustedes…” Finalizó la Vicepresidenta Ejecutiva, Carlina Pacheco, a propósito de la tercera posición que alcanzó esta entidad financiera durante el mes de agosto.