La Radio cumple un año más como poderosa herramienta para las comunidades

Imagen

La radio celebra este 13 de febrero su día mundial, así lo proclamó la Unesco en noviembre de 2011 a propuesta de la Academia Española de la Radio; y así lo celebran cada año quienes hacen vida en una emisora.

Según la Unión Internacional de Telecomunicaciones, en la mayoría de los países en vías de desarrollo, más del 75% de los hogares posee un receptor de radio. Y es que, además del encanto del lenguaje radiofónico, este medio de comunicación tiene el atractivo de la cobertura; y a diferencia del internet, la televisión o la prensa, no es tan limitada a la geografía y a las suscripciones.

A pesar de los nuevos mecanismos de comunicación, la radio  ofrece nuevas percepciones,  como muestra de ello, en América Latina se vive un proceso de integración del desarrollo de las comunidades en conjunto con la instalación de emisoras.

Desde la década de los 90´las radios con carácter comunitario y educativo han ganado espacio en todo el continente, en especial en los países con densidad de población en estado de pobreza, la que no es llamativa para las emisoras comerciales.

Emisoras denominadas comunitarias y alternativas, agrupadas en asociaciones como ALER, Asociación Latinoamericana de Educación Radiofónica, y en asociaciones regionales han colmado el espacio radioeléctrico de América Latina, logrando una comunicación diferente, más cercana a la población local, con contenidos de interés para el desarrollo vecinal y comunal.

Estas mismas emisoras son la primera línea de defensa de los procesos de cambio que se han evidenciado con los gobiernos progresistas que han asumido el poder en esta década.

En Venezuela, el proceso del nacimiento de estas emisoras dedicadas a acompañar la vida de las comunidades ha sido promovido por el Estado, logrando una política ejemplar en el desarrollo y acompañamiento de las mismas.

Según el Ministerio del Poder Popular para la Comunicación y la Información, en el año 2012 existían en el país 200 emisoras comunitarias y alternativas autorizadas, todas administradas por agrupaciones comunales. 

A estas emisoras autorizadas en el país a través del espectro radioeléctrico, hay que sumar las nacientes emisoras que aprovechan la tecnología de voz y audio por Internet, y logran transmitir desde el ciberespacio.

El número de radioescuchas en internet ha crecido anualmente en un 27% desde el año 2000; y sólo en Estados Unidos la radio virtual ya cuenta con más de 80 millones de oyentes, según la encuesta JP Morgan 2010.

La radio, como todos los medios, es generadora de opinión, de decisión, de entretenimiento, pero su accesibilidad la hace poderosa, su economía la convierte en una oportunidad para quienes necesitan hacerse escuchar, su vigencia le exige reinvención a quienes la manejan y demanda protección para quienes la hacen posible.

La Unesco no proclamó este día en vano. El éxito de la radio a través de los años merece que la atención siga sobre ella. Es un medio que necesita interlocución, que exige que la comunidad lo entienda, lo maneje y lo disfrute.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s