Venciendo el insomnio infantil

nino_enfadado

Comenzaron las clases, y con ellas la terrible amenaza de tener a los niños despiertos hasta tarde, el resultado de esto se ve en poco tiempo, los niños de mal humor no rinden en la escuela y hasta pierden el apetito.

Dormir, al igual que alimentarse, orinar o evacuar, son funciones normales que no es necesario enseñar, sin embargo, dormir bien es un hábito natural que hay que ordenar. El niño requiere que se establezcan rutinas repetitivas; así comprenderá que el sueño no es más que otra de sus rutinas diarias, que debería ser tan agradable como comer, bañarse o jugar, y que no le ocurrirá nada mientras duerme, una de sus principales preocupaciones.

Para evitar el insomnio infantil, desde un principio el niño debería ser acostado solo, a la misma hora, en el mismo lugar y cuando todavía esté despierto, recurriendo al principio a estrategias de compañía que se deben volver cada vez más cortas.

Si estás exhausta o exhausto, desesperada o furiosa porque tu bebé no te ha dejado dormir en mucho tiempo, estos consejos pueden contribuir a solucionar tu problema.

Estableciendo la rutina del sueño:

  • Durante el día, cuando tu bebé esté despierto habla y juega con él. Abre las cortinas para que entre la luz, aunque esté dormido.
  • Durante la noche mantén la habitación a oscuras y evita los ruidos en su habitación. Esto incluye el televisor, radio o la computadora.
  • Para que se relaje, báñalo entre 6 y 7 de la noche y luego ofrécele su alimento.
  • Después que coma puedes jugar unos 10 minutos con él, hablarle de algo entretenido o leerle un cuento. Procura no sobre-estimularlo.
  • Cuando veas que está tranquilo pero aún despierto, acuéstalo a dormir boca arriba, siempre en su cama, entre las 7:30 y 8:30 de la noche, siempre a la misma hora.
  • Coloca en su cama algún objeto que asocie con el sueño, por ejemplo una manta, un juguete, un osito, siempre que no le cause alergia; lo debes retirar apenas se quede dormido para evitar que se ahogue.
  • Luego despídete y sal de su habitación mientras aún esté despierto.
  • Si llora, puedes entrar a su habitación. El primer día, cuando comience a protestar, espera un minuto antes de ir a verlo. Después de su segunda protesta, dejar pasar tres minutos, luego cinco, cinco más y así sucesivamente. Los tiempos de espera para entrar a su cuarto irán espaciándose a medida que pasen los días, hasta que alcance la meta: el niño comprenderá que no ha sido abandonado, que no logra nada llorando y que debe dormir solo en su cuarto.

Por último nunca le des a tus hijos productos que contengan azúcar, menos si son artificiales o industriales, luego de las 6 de la tarde, porque esto los mantendrá hiperactivos por horas en la noche.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s