27 de noviembre: 23 años de la rebelión que hizo temblar a la falsa democracia

b0943581-1a40-4667-9a82-95a7d18d3a3d

La monstruosa crisis interrumpía el sueño de los venezolanos, el país estaba prácticamente vendido,  Carlos Andrés Pérez gobernaba, era 1992, un lapso descrito hoy como el principio del fin de un sistema inhumano: el Puntofijismo. La segunda rebelión cívico-militar del año intentó quitarlo del camino, pero preparó el terreno para una revolución social.

El 27 de noviembre se gestó un movimiento cívico-militar contra CAP, apenas nueve meses después de otro. En esta ocasión participaron civiles y militares, entre los nombres más destacados figuran Hernán Grüber Odremán, Luis Enrique Cabrera Aguirre, Francisco Visconti Osorio; y los partidos políticos Bandera Roja y Tercer Camino.

El movimiento de las tropas rebeldes se inició a las 11 de la noche del día anterior, con el objetivo principal de capturar a Pérez y  establecer una junta cívico-militar como gobierno de transición; también estaba planeado liberar al teniente coronel Hugo Chávez, encarcelado luego de la rebelión militar de febrero.

La sede de la televisora estatal, Venezolana de Televisión, así como las antenas repetidoras de RCTV y Venevisión fueron tomadas por el teniente Jesse Chacón, quien tenía órdenes de transmitir un video grabado por los líderes en el cual se explicaba el por qué de la rebelión y llamaban a las Fuerzas Armadas a unírseles. No obstante, en su lugar fue transmitido un vídeo grabado previamente por Chávez, quien no había participado en la planificación de esta acción.

Por su parte, el presidente Carlos Andrés Pérez se comunicó con la nación a través de la señal del canal privado Televen, la única televisora nacional en su poder, donde anunció que este levantamiento era un “coletazo” de febrero de 1992, y que el gobierno tenía la situación controlada. A las 3.30 de la tarde, los rebeldes en VTV se rindieron, luego de un enfrentamiento con las fuerzas constitucionales que dejaron un saldo de nueve muertos.

Desde Maracay

En la mañana aviones OV-10 Bronco pilotados por oficiales despegaron de la Base Aérea Libertador en Maracay, y atacaron diversos objetivos en todo el país, donde destaca el bombardeo al Palacio de Miraflores, El Helicoide y la Base Aérea Generalísimo Francisco de Miranda, en Caracas, pero fueron derribados por fuerzas leales al gobierno a bordo de F-16, a las 4 de la tarde varios rebeldes se rindieron, aunque muchos escaparon a Perú  donde fueron recibidos en calidad de perseguidos políticos por el presidente Alberto Fujimori.

En la noche, aunque la situación se encontraba controlada en el plano militar, se reportaron enfrentamientos entre la policía y bandas delictivas en las parroquias caraqueñas de Caricuao y 23 de Enero. En el retén de Catia ocurrió un motín y varios internos lograron escapar, muriendo varias decenas en enfrentamientos con la entonces Guardia Nacional de Venezuela.

Las cifras oficiales reportaron 171 muertos (142 civiles y 29 militares), mientras los datos extraoficiales reflejaron 300 víctimas. Además se contabilizaron 95 heridos militares.

Quinientos oficiales y suboficiales fueron arrestados tras los acontecimientos  junto con 800 soldados sin rango y 40 civiles; no obstante, solamente 196 personas, entre civiles y militares fueron llevadas a un tribunal militar, incluyendo a las que huyeron a Perú, a los que se le abrió un proceso en ausencia. De estos, 97 fueron condenados, y el resto absueltos. Unas  semanas después la Corte Suprema de Justicia anuló los juicios y dentro del período de un año, todos los implicados ya habían sido liberados por los gobiernos de Ramón J. Velázquez y Rafael Caldera.

 “…de no ser cómplices de aquella dictadura”

“El 27 de noviembre de 1992 fue una acción infructuosa desde el punto de vista militar, pero una acción grandiosa que demostraba, echaba en cara al mundo entero, que el régimen puntofijista estaba real y verdaderamente herido de muerte, sus días estaban contados; los Contralmirante Grüber Odremán y Cabrera Aguirre, el General Visconti Osorio, el Coronel Castro y el Mayor Salima Colima fueron los patriotas que encabezaron este segundo levantamiento contra Carlos Andrés Pérez. Tuvieron el valor y la dignidad de no ser cómplices de aquella dictadura con careta democrática”, aseguraba el Presidente Hugo Chávez en 2010 en su columna Las líneas de Chávez.

“Tómese en cuenta que el movimiento que actuó aquel día —el Movimiento 5 de Julio— hace tiempo que ya había sido delatado. Hay que destacar, por eso mismo y en especial, que el grueso de la oficialidad de nuestra Fuerza Aérea —hoy Aviación Militar Bolivariana— se fue con la rebelión: era la vergüenza patria que daba un paso al frente. El 27 de noviembre fue una genuina rebelión cívicomilitar. En honor a tan admirable gesta que sacudió aquellas podridas y carcomidas estructuras que sostenían hasta ya no poder más a un régimen dictatorial con una fachada “democrática”, celebramos hoy por primera vez en nuestra Historia Patria el día de la Aviación Militar Bolivariana”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s