6 de mayo: 143 años del fallecimiento de José Antonio Páez

Banner-José-Antonio-Páez

El General en Jefe del Ejército Libertador, José Antonio Páez, quien fue Presidente de la República en tres ocasiones, murió en Nueva York, Estados Unidos, el 6 de mayo de 1873, a los 83 años de edad.

Páez nació en Curpa, Portuguesa. En 1810 inició su carrera militar al ingresar en el escuadrón de caballería organizado y comandado por Antonio Pulido, su patrón. Ahí militó hasta 1813 cuando pidió la baja. Poco después, en Santa Bárbara de Barinas, se unió a las tropas patriotas que comandaba Pulido, con el que siguió a Barinas. Allí recibió la orden de atacar a Miguel Marcelino, quien ocupaba a Canaguá. Con 400 jinetes ejecutó la orden, y por su actuación fue ascendido a Capitán.

En enero de 1814 se integró a las fuerzas del Coronel Ramón García de Sena, a quien acompañó en la retirada a Mérida. Allí estuvo en el Combate de Estanques, a las órdenes del Capitán Antonio Rangel. Páez permaneció en Mérida hasta septiembre de ese año, cuando se unió al General Urdaneta que se retiraba a la Nueva Granada. Al separarse de Urdaneta, en Bailadores, Páez tomó rumbo a los llanos de Casanare, y participó en la Toma de Guasdualito el 29 de enero de 1815. Ese año con 300 lanceros venció al Coronel Francisco López, en Mata de la Miel (16 de febrero), y venció en el paso El Frío (13 de junio). Por estos hechos el gobierno de la Nueva Granada le dio el grado de Teniente Coronel.

Participó en los combates de El Yagual (1816), Mucuritas (1817); en la Toma de Las Flecheras, las batallas de Calabozo, Uriosa y en la de El Sombrero, en 1818 y Las Queseras del Medio (1819). El 30 de enero de 1818, en el Hato Cañafístola, Páez, ya con el grado de General de Brigada, se entrevistó con el General en Jefe Simón Bolívar, quien venía de Angostura. El encuentro sirvió a la causa patriota para unir las tropas de los dos grandes jefes y poder enfrentar el poderoso ejército de Pablo Morillo.

El 20 de enero de 1819, en San Juan de Payara, fue ascendido a General de División. En la Batalla de Carabobo (24 de junio de 1821) Páez jugó un importante rol al frente de la Primera División, razón por la cual ese día fue ascendido a General en Jefe.

A partir de 1822, Páez ejerce las funciones de Jefe Civil Militar del Departamento de Venezuela, cargo que le fue ratificado por el Libertador Simón Bolívar, en 1826. Desde allí fomentó el movimiento separatista, que era compartido por la élite y algunos integrantes de la clase militar.

En 1826 lideró el movimiento de La Cosiata, que se opuso a la implementación de la Constitución de Cúcuta (1821) y a la puesta en marcha de algunas medidas tomadas desde Bogotá por Santander y la oligarquía bogotana.

La Cosiata permitió crear un sentimiento en contra de la unidad de la Gran Colombia que culminó más adelante en 1830 con su desintegración. Con la entrega del poder a Páez en enero de 1830 se consumó la separación de Venezuela de la Gran Colombia.

La Gran Colombia fue la una República constituida por la unión de las anteriores entidades coloniales del Virreinato de la Nueva Granada, Capitanía General de Venezuela y Presidencia de Quito, al igual que la Provincia Libre de Guayaquil, lo que hoy constituye los territorios de Venezuela, Colombia, Ecuador y Panamá. Esta integración fue promovida por el Libertador Simón Bolívar, quien ideó la Patria Grande, con la visión de unidad de los pueblo Latinoamericanos.

Asumió el gobierno de manera provisional en 1830, designado por el Congreso Constituyente de Valencia; y posteriormente fue elegido Presidente Constitucional para el período 1831-1834. En 1838 es electo para una segunda presidencia la cual asume desde el 1 de febrero de 1839 hasta 1843, cuando es sustituido en la presidencia por Carlos Soublette. El 13 de agosto de 1863 sale definitivamente hacia Estados Unidos, donde fija su residencia hasta el momento de su muerte.

Las hazañas militares realizadas por Páez lo convirtieron en pieza fundamental en el proceso de independencia de Venezuela, pero para muchos historiadores es importante resaltar que sus ambiciones de poder, lo llevaron a traicionar al Libertador Simón Bolívar y los ideales que el padre de la Patria pregonaba. Promovió desde nuestro país junto con la oligarquía nacional (especialmente la caraqueña y la valenciana) la separación de Venezuela de la República de Colombia, en hechos tales como La Cosiata (1826), La Asamblea en el Convento de San Francisco (1829) -en esta reunión se desconoció la autoridad el Libertador y se acordó separar a Venezuela de la Gran Colombia- y el Congreso de Valencia (1830) caracterizado por un sentimiento antibolivariano y donde Venezuela queda legalmente separada de la Gran Colombia.

Paéz también traicionó al pueblo venezolano al querer perpetuarse en el poder y apropiarse de las tierras de soldados que habían participado en las guerras de independencia, convirtiéndose en uno de los principales latifundistas del país y un hombre muy rico.

Fuente: Psuv. org.ve 

Enseña a tus hijos el valor de ganar dinero

Screen Shot 2016-02-10 at 2.53.22 p.m.

Muchos  niños desconocen como sus padres logran ganar dinero para sostener el hogar, es poco usual que en nuestros hogares se le explique con detalle a los más pequeños  en que consiste la jornada laboral de los adultos.

Por tal motivo consideramos importante  enseñarles las diferentes formas que existen para  obtener dinero, por ejemplo  colaborando con pequeñas actividades acordes a su edad como  los quehaceres del hogar, esto pudiera generar una modesta remuneración económica .

Hacer la cama, colocar la ropa sucia en el sitio correspondiente, sacar la basura, poner la mesa, son algunas de las labores que nuestros niños pueden hacer y recibir un incentivo ; estas prácticas no solo les enseña la importancia del trabajo también  reafirma valores como el  compromiso y  la colaboración.

Ser más  conscientes del esfuerzo que debe realizarse para recibir  un incentivo los hará más responsables  a la hora de gastar.

Tradición de la Cruz de Mayo

banner-cruz-de-mayo

El Velorio de Cruz de Mayo es una manifestación cultural-religiosa sembrada en la tradición venezolana desde hace más de 150 años, en casi todo el territorio nacional. En muchas regiones del país se conmemoran las celebraciones de la Cruz de Mayo, todos los sábados del mes en las casas particulares, donde se preparan altares especiales para la cruz, en la mayoría de los sectores del país se acostumbra a vestirla adornarla, montarla en un altar y alumbrarla.

El motivo principal de esta fiesta es rendir a la naturaleza un homenaje por ser en mayo el inicio de la temporada de cosechas y se vincula a la naturaleza por el hecho de que empieza la época de lluvias. La evolución de la costumbre ha llevado a considerarla como una forma de pedir su protección durante el resto del año.
 
Estas fiestas van acompañadas de manifestaciones musicales propias de cada región, como son los galerones, punto y llano, fulías, malagueñas, romances y tonos. Se tocan instrumentos como el cuatro, la mandolina, la guitarra, el tambor cuadrado, las maracas y el acordeón. Se reparten bebidas y dulces típicos y la música, rezos, comida y demás elementos, varían de acuerdo a la localidad.
 
Tradicionalmente se elabora la cruz con madera, ubicándola siempre en un lugar alto y visible, pintada de azul o caoba, vestida con papeles de colores y adornada con flores campestres tales como rosas, jazmines, malabares, trinitarias y clavellinas. El altar generalmente es hecho con un armazón de caña amarga arqueada y muy bien labrada, conformando una especie de nicho forrado con sábanas y adornado con cintas de colores.
En pueblos como Choroní y Puerto Colombia en el estado Aragua, esta celebración es de suma importancia y tradición, y tanto el pueblo, como los visitantes, participan en una gran fiesta a orillas del malecón y amanecen al ritmo de los tambores, bailando en honor a la Cruz de Mayo.

Dice la tradición, que el estado Miranda tiene el golpe de tambor más fuerte que cualquier otro sitio, pero no se baila porque es un culto a la cruz, sin embargo, sí se le canta toda una noche. Por esa razón se le llamaba velorio, porque el homenaje duraba hasta que las velas se acabaran, o en ese caso, de la noche hasta el amanecer.

En el año 2014 es declarada la Cruz de Mayo en su diversidad como Patrimonio Cultural de Venezuela.

Fuerza laboral celebró el Día del Trabajador

Banner-marcha dia del trabajador
La lluvia no detuvo a nuestra fuerza laboral el pasado domingo 01 de mayo, cuando tomó las calles de la Gran Caracas para celebrar el Día del Trabajador.
 
Junto al pueblo, la familia Bicentenario,  compañeros del banco del Pueblo  y demás instituciones públicas, partieron desde la sede de la Cantv, ubicada en la Av. Libertador, pasando por la avenida Andrés Bello,  hasta llegar al palacio de Miraflores.
 
Los trabajadores y trabajadoras estuvieron acompañados por Rodolfo Medina, Ministro para la Banca y Finanzas, así como por el general Rodolfo Marco Torres, Ministro de Alimentación, quienes con mucha alegría marcharon para celebrar los logros de estos 17 años de Revolución Bolivariana y el respaldo a los 15 motores de la Agenda Económica Bolivariana,
 
La clase obrera, luchadora y trabajadora mostró una vez más su apoyo al movimiento socialista y revolucionario de nuestra Patria.

Johana Llerena: “Nadie puede arrebatarnos los beneficios de la GMVV”

banner-hablan-los-trabajadores2 (1)

Nuestra compañera nos dio su opinión sobre la Ley de otorgamiento de títulos de propiedad  a los beneficiarios de la Gran Misión Vivienda Venezuela, propuesta por la AN

“Eran momentos muy difíciles que me hacían sentir  muy triste, en muchas ocasiones lloraba”, así recordó  nuestra compañera de la Vicepresidencia de Infraestructura y Servicios Generales Johana Llerena, los momentos vividos por ella cuando no tenía a dónde vivir con sus hijos. Ella a sus 34 años, como algunos venezolanos  padeció la difícil situación habitacional que atravesaba nuestro país, antes de la puesta en marcha de la Gran Misión Vivienda Venezuela (GMVV), un programa que nuestro Comandante Eterno, Hugo Chávez Frías ideó para el pueblo venezolano..

Junto a sus hijos, Johana residía con su madre en una pequeña habitación, ubicada en Gramoven, parroquia Sucre. Las condiciones de la vivienda eran precarias y los espacios estrechos, situación que la obligó a mudarse, pagando un alquiler con un pariente en Petare, buscando mayor comodidad para ella  y lo suyos.

Fueron meses de angustia, zozobra y desesperación, durante los cuales realizó constantes recorridos y averiguaciones con miras a conseguir una vivienda digna. Para ese entonces, la opción fue arrendar una modesta habitación que se adaptaba a su condición económica, aunque no era la ideal para una mejor calidad de vida.

En el año 2014,  ya en ejecución la Gran Misión Vivienda Venezuela, Johana recibió la llamada que cambió el rumbo de su vida, fue seleccionada para adquirir un apartamento en el Complejo Habitacional Ciudad Tiuna. “Cuando vi las paredes, la cocina, la sala, las comodidades y todo el espacio que tenía el apartamento sentí demasiada felicidad. Había conseguido un hogar propio, para  mi y mis hijos. Agradezco a Dios, al Comandante Chávez, al Gobierno y al Banco Bicentenario del Pueblo”, relató visiblemente emocionada nuestra compañera.

Así como Johana, muchas familias venezolanas hicieron su sueño realidad de vivir en condiciones dignas, como merecen, en ambientes bien distribuidos, con todas las comodidades, gracias a este programa social; sin embargo esta hermosa realidad quiere ser destruida  por la fracción opositora de la Asamblea Nacional, que pretende promulgar la Ley de otorgamiento de títulos de propiedad a los beneficiarios de la Gran Misión Vivienda Venezuela, que de acuerdo al Bloque de la Patria privatizaría cada uno de los urbanismos adjudicados al pueblo trabajador de Venezuela.

Ley de Título de Propiedad de la GMVV

En este sentido nuestra compañera Johana Llerena, expresó su rotundo desacuerdo a la aprobación de la  normativa, pues  a su juicio, esta ley “no protege al pueblo venezolano y disfraza en cada artículo la verdadera intención de la derecha venezolana de privatizar y capitalizar los urbanismos de la Gran Misión Vivienda Venezuela”.

Llerena agregó:“Ellos no pueden venir y presentar una Ley sin saber las condiciones económicas que cada persona tiene, sin estudiar y analizar cada caso. La oposición no tiene derecho de establecer que si las familias no pueden cancelar las cuotas, ya no pueden habitar en las viviendas que les otorgó el Gobierno Bolivariano. Es injusto que nos quiten lo que por derecho obtuvimos. Eso es propiedad nuestra, nos los dio Chávez y nadie puede arrebatárnoslo”, manifestó.

Durante la entrevista, nuestra compañera de la Vicepresidencia de Infraestructura y Servicios Generales aclaró que recibió su título de propiedad al momento de iniciar el pago de las cuotas de su vivienda, teniendo un plazo de 30 años para cancelar su apartamento.

“No me siento protegida si algún día tuviéramos un Gobierno no revolucionario ni con representantes opositores en la Asamblea Nacional, ellos nos están atacando, atacan el futuro de mis hijos. ¿Qué les vamos a dejar si ellos nos quieren arrebatar todo? Perjudican a los pobres pero también a la clase media”, precisó Llerena.

El Banco Bicentenario del Pueblo, a través de los créditos que otorga tanto a personas naturales, como jurídicas, apoya los proyectos habitacionales, destinados a la adquisición y construcción de viviendas, con la finalidad de impulsar el desarrollo urbano de nuestra nación y mejorar el bienestar social del pueblo venezolano.