Conmemoramos 231 años del natalicio del doctor José María Vargas

Banner-Jose-maria-Vargas.jpg

El doctor Vargas nació en La Guaira el 10 de marzo de 1786. Fue médico cirujano, científico, catedrático y rector de la Universidad de Caracas, además de político, escritor y presidente de Venezuela. Su presidencia es recordada como la primera ejercida por un civil.

Obtuvo el título de licenciado y doctorado en Medicina, en la UCV, con sólo 22 años de edad. Luego viajó a Europa en busca de mayores conocimientos médicos y, tras obtener el título de Maestro del Real Colegio de los Cirujanos de Londres, Inglaterra, retornó a Venezuela para ejercer su profesión y dedicarse a dar clases en la UCV, institución que analizó sus méritos y lo designó su primer rector.

Como profesor de anatomía, inauguró las disecciones de cadáveres, procedimiento que era sumamente novedoso para la época, lo que le confirió extraordinaria reputación como docente. En 1827 fundó la Sociedad Médica de Caracas, con la cual se comenzaron a practicar reuniones científicas en el país.

En 1829, al ser fundada en Caracas la Sociedad Económica de Amigos del País, Vargas fue designado su primer director. Una vez concluido su rectorado, este ilustre venezolano se dedicó de lleno a la instrucción, fundando en 1832 la cátedra de Cirugía.

Por otra parte, simultáneamente con sus actividades científicas y educativas, Vargas tomó parte en las actividades políticas, asistiendo al Congreso Constituyente de 1830, donde desplegó una gran actividad en las comisiones de trabajo, en las sesiones plenarias y en muchas oportunidades salvó su voto al estar en desacuerdo con algunos planteamientos del Libertador.

El ejemplo del Dr. José María Vargas fue determinante para los venezolanos, en especial, para los profesionales de la medicina y fue factor primordial para el desarrollo de los estudios médicos en nuestro país.

Reconocemos la noble labor que ejercen nuestros médicos venezolanos

Desde el 10 de marzo de 1955 se celebra en Venezuela el Día del Médico, fecha aprobada por la Federación Médica Venezolana, en conmemoración del nacimiento del doctor José María Vargas, ejemplo para los profesionales de la salud en el país.

La profesión del médico es considerada una de las más sacrificadas, por vocación y amor al prójimo. Hoy en día, la Revolución Bolivariana enaltece y agradece la incansable labor que realizan los médicos, así como su acercamiento a las comunidades más vulnerables del país.

Desde hace más de 14 años, el Gobierno Bolivariano puso en marcha las grandes Misiones Sociales para atender al pueblo venezolano. Entre ellas, destaca la Misión Barrio Adentro, creada para ofrecer atención médica en zonas principalmente excluidas, bajo los principios de equidad, universalidad, accesibilidad, gratuidad, pertenencia cultural, participación, justicia y corresponsabilidad social, contribuyendo a mejorar la calidad de salud y vida. 

A propósito de celebrarse hoy el Día del Médico en Venezuela, queremos reconocer la noble labor de los doctores y doctoras del Servicio Médico de nuestra institución.

¡Feliz Día del Médico!

8 de noviembre: última acción de armas de nuestra Guerra de Independencia

unnamed-1.png

Este 8 de noviembre se celebran 193 años, de haber terminado definitivamente con el último grupo de realistas del país. Se trata de aquel heroico día de La Toma de Puerto Cabello, cuando en el año 1823 José Antonio Páez, junto a un grupo de lanceros, constituido por casi 500 hombres, rodearon por la vía de los manglares al Castillo de San Felipe en  Puerto Cabello, (Fortaleza de poder español) para luego en la madrugada del 8 de noviembre sorprender con gran éxito a las tropas enemigas, honrando una capitulación honrosa al general Sebastián de la Calzada, quien entrega a Páez su espada como símbolo de rendición total de las fuerzas españolas. Esta fue la última acción de armas de nuestra Guerra de Independencia.

Años después este Castillo de San Felipe, se transformó en una prisión durante las dictaduras de Cipriano Castro y el general Juan Vicente Gómez. Entre los presos de esa época figuran: Andrés Eloy Blanco y Jóvito Villalba., por mencionar algunos.

Hoy en día en Castillo Libertador está bajo la jurisdicción de la Base Naval Agustín Armario de Puerto Cabello y es considerado uno de los más importantes monumentos históricos de la ciudad.

Celebramos el Día del Ingeniero en Venezuela

unnamed.jpg

El Día del Ingeniero en Venezuela se celebra el 28 de octubre, este día, se debió a que fue el 28 de octubre de 1861, que se instaló el Colegio de Ingenieros de Venezuela, en este acto estaban presentes 22 ingenieros de los 61 que inicialmente habrían de integrarlo, ya que eran muy pocos los hombres consagrados a esta profesión.

Aunque sus orígenes se remontan a los años de la independencia, el formal nacimiento del Colegio de Ingenieros de Venezuela fue el 28 de octubre de 1861, en la ciudad de Caracas, en virtud del Decreto del Presidente de la República Manuel Felipe Tovar, de fecha 24 de octubre de 1860, en el cual reglamenta a la Academia de Matemáticas y se crea el Colegio de Ingenieros.

“Todos los ingenieros de la República constituirán un cuerpo que se denominará “Colegio de Ingenieros”, que el Gobierno toma bajo su protección y al servicio de éste como órgano de consulta, adscrito al Ministerio de Guerra y Marina hasta el año 1881, en el cual fue adscrito al Ministerio de Educación, pasando así a integrarse a las organizaciones civiles, según el Art. 45.

Desde entonces, es largo el camino andado, que culmina con más de 120.000 ingenieros, arquitectos y profesionales afines que hoy integran el colegiado.

El Colegio de Ingenieros de Venezuela es un cuerpo moral de carácter público, con personalidad jurídica y patrimonio propio, con todos los derechos, obligaciones, poderes y atribuciones que le señala la Ley del Ejercicio de la Ingeniería, Arquitectura y Profesiones Afines.

Felicitamos a todos los ingenieros de nuestra prestigiosa institución.

Celebramos el Día Internacional de la Paz

Banner-Día-Internacional-de-la-Paz.jpg

Cada 21 de septiembre desde el año 1982 se celebra el Día Internacional de la Paz. La fecha fue establecida en 1981 por la Asamblea General Organización de Naciones Unidas (ONU) para que coincidiera con la sesión de apertura de la misma, que se celebra anualmente el tercer martes de septiembre.

La Asamblea General de la ONU ha decretado que este día se dedica a reforzar los ideales de la paz en todas las naciones y pueblos del mundo, y en 2001 aprobó por unanimidad una resolución que estableció el 21 de septiembre como un día de cesación del fuego y de no violencia a nivel mundial.

El lema de la celebración de este año es «Alianzas para la paz, dignidad para todos», con el fin resaltar la importancia de que todos los grupos sociales trabajen juntos para lograr la paz.

En esta fecha, la ONU invita a todas las naciones y pueblos a que cumplan una cesación de hostilidades durante todo este día y a que también lo celebren mediante la educación y la sensibilización del público sobre todos los temas relacionados con la paz.

«Exhorto a todas las partes beligerantes a que depongan las armas y establezcan un alto el fuego a nivel mundial. A ellos me dirijo para decirles que pongan fin a la muerte y la destrucción y creen los espacios necesarios para una paz duradera.»

Mensaje del Secretario General de la ONU, Ban Ki-moon

La Batalla de Carabobo consolida al ejército libertador

unnamed-1.jpg

El 24 de junio de 1821 se realizó el gran combate entre dos fuerzas poderosas: el ejército realista contra el ejército republicano; esta lucha desembocó en una de las guerras más sangrientas de la época y afirmó la soberanía del territorio.

El Libertador Simón Bolívar no sólo quiso la independencia del pueblo venezolano, sino la de todo el continente, su sueño era crear la Gran Colombia, nación entre naciones.

El Congreso de Angostura, en el año 1819, creó las bases para esta gran nación, el libertador había puesto en marcha su sueño. En 1821, luego de la victoria en la Batalla de Carabobo, se demostró que sí se podía crear una nación netamente Americana, resultado de la expulsión de la invasión extranjera.

El territorio venezolano mantenía en buena parte de su extensión la presencia española, y Bolívar, esperando la expiración del Tratado de Armisticio y Regularización de la Guerra, concentraba sus tropas para realizar una gran batalla, pues las emboscadas a batallones terminaban en derrotas y el agotamiento de sus recursos.

Es así que el 15 de junio de 1821, Bolívar reorganiza el ejército en tres divisiones: la primera a cargo del catire José Antonio Páez y su fuerza llanera, la segunda liderada por el General Manuel Cedeño con los rebeldes de oriente y la tercera comandada por el Coronel Ambrosio Plaza, quien dirigía a su vez cuatro batallones responsables de proteger la retaguardia.

Bolívar, antes de la batalla, efectuó un reconocimiento del campo y de las maniobras que haría el bando realista. Allí observó que su posición era impenetrable por el frente y por el sur, y organizó un ataque fraudulento con las fuerzas de Ambrosio Plaza quien realizaría un ataque ofensivo, mientras que Páez y Cedeño atacarían el ala derecha del enemigo.

Esta emboscada, que duró solo una hora, permitió al bando republicano derrotar de manera contundente al ejército realista, aun cuando tuvo las bajas del General Manuel Cedeño, el Coronel Ambrosio Plaza y oficiales de ambos bandos; la batalla efectuada en Valencia provocó la huida del bando derrotado.

La contundencia de la Batalla de Carabobo permitió recuperar la mayor parte del territorio venezolano, hecho que se logró de manera definitiva en 1823 con la Batalla naval del Lago de Maracaibo y la toma del Castillo San Felipe de Puerto Cabello.

Simón Bolívar delegó en generales de confianza la protección del territorio liberado y comenzó la Campaña del Sur para materializar el sueño que hizo posible en su terruño, gracias a la victoria en Valencia.