La Misa de Gallo

 

Banner-misa-de-gallos.jpg

Cada 24 de diciembre a partir de las 12 de la noche, como parte de los acontecimientos religiosos que se celebran durante la época navideña, se realiza La Misa de Gallo.

Según los historiadores, el origen de esta tradición se le atribuye al Papa Sixto III quien, en el siglo V, instauró la costumbre de celebrar una misa de vigilia nocturna en la medianoche del día de celebración del nacimiento del mesías, tras la entrada al nuevo día (Navidad).

También hay quienes indican una antiquísima fábula en la que durante el nacimiento de Jesús había un gallo en el establo, el cual fue el primer ser vivo testimonio de tal acontecimiento y el encargado de pregonarlo, primero a la mula y al buey, después a los pastores y sus ovejas y por último a las gentes que vivían en los alrededores y, por tanto, la venida al mundo del Mesías fue anunciada  “ad galli cantus”, es decir, al canto del gallo.

Otra teoría, poco documentada y que carece de bastante credibilidad, sostiene que el nombre se debe a que, antiguamente, en algunos países el menú de la cena de Nochebuena estaba compuesto por un gallo asado.

De igual manera, existen personas que aseguran que el origen del nombre de la Misa del Gallo tiene su origen en la celebración de esa misma en la Basílica de S. Petrum in Gallicantum (San Pedro en Gallicantu) en Jerusalén. Esta iglesia tomó su nombre del episodio evangélico que relataba como Jesús advirtió a Pedro que éste le negaría tres veces antes de que el gallo cantase.

Aunque es de arraigada costumbre celebrarla a medianoche, en algunas ocasiones el horario de la misa se adapta a las necesidades de la comunidad y puede adelantarse, el caso más señalado es el del mismísimo Vaticano, ya que por razones de salud del Papa la misa se oficia a las 22.00 horas.

Recibamos la navidad en familia, junto a nuestros seres queridos; momento de reflexión y reconciliación para todos.

Anuncios

¡Tradición y orgullo venezolano!

e01ca037-d21b-41f7-895a-dac6bd704994

La Hallaca

La Hallaca, esa exquisita muestra de nuestra gastronomía y símbolo de la Navidad, tiene una complejidad histórica en cuanto a su origen y su posterior evolución como plato típico venezolano.

Existen múltiples teorías sobre el origen de la Hallaca en la época de la colonia, y todas denotan un extraordinario mestizaje, que mezcló las hojas de plátano que la recubre, usadas por afrodescendientes e indígenas, la masa proveniente del cultivo de los aborígenes que molían el maíz en una pila, para luego hacer arepas, y el relleno, compuesto por ingredientes de la gastronomía de los colonizadores españoles: carnes de gallina, cerdo y res, aceitunas, alcaparras, pasas, entre otros.

Una de las teorías más aceptadas sobre el origen de la Hallaca, cuenta que en la época de la colonia, los esclavos y sirvientes de los españoles, recogían los restos de alimentos, para preparar un plato adicional que complementara la poca comida que sus amos les servían.

¿De dónde proviene el nombre de la Hallaca?

Hay diversas historias sobre el origen del nombre de la hallaca que han salido de relatos populares, que forman parte de nuestro folclore.

Una versión afirma que la palabra “Hallaca” es una derivación de los términos “ayúa” o “ayuar”, del idioma guaraní, cuyo significado es “mezclar o revolver”, de estas palabras deriva la expresión “ayuaca”, que significa “una cosa mezclada”, que por modismo lingüístico paso a llamarse “ayaca”.

Otra interpretación asevera que la palabra proviene de la lengua aborigen Guaraní del occidente del país, cuyo significado es “envoltorio” o “bojote”. Algunas historias coinciden en que los españoles de entonces, brindaban sus sobrantes de comida a los indígenas para que rellenaran los bollos de maíz que estos consumían.

La más peculiar de todas las historias, asegura que el nombre Hallaca proviene de la combinación de dos palabras: allá, refiriéndose a los componentes del guiso provenientes de Europa, y acá, refiriéndose a la masa y las hojas de plátano típicas de Venezuela. Esto resultó en un modismo de “allá y acá”, o sea: “Hallaca”.

Nuestro ilustre  Arturo Uslar Pietri, dijo sobre la Hallaca: “(…) es como un compendio ejemplar del proceso de mestizaje. En ella están: la pasa y la aceituna de romanos y griegos, la alcaparra y la almendra de los árabes, la carne del ganado de los capitanes pobladores de Castilla, el maíz y la hoja del bananero de los indios”.

¡Celebremos juntos nuestra tradición navideña!

TREN BICENTENARIO PUSO RITMO NAVIDEÑO EN EL INE

fileCAU86J3T

Nuestro Tren Bicentenario puso el ritmo este viernes 27 de noviembre en el Instituto Nacional de Estadística (INE), que le dio la bienvenida a la navidad.

Con mucha alegría, los integrantes pusieron a bailar a los asistentes con temas como Amparito y el Ferry.

Nuestros cantantes, tamboreros, furruqueros y cuatreros encendieron sin duda la navidad del INE.

A toda marcha, el Tren Bicentenario inició con todo su repertorio musical su recorrido por las instituciones.

COLMAMOS DE ALEGRÍA LA CASA HOGAR MADRE TERESA DE CALCUTA

file (1)

Banco Bicentenario del Pueblo, la Clase Obrera, Mujer y Comunas, continúa recorriendo los rincones de Venezuela para llevar alegría a quienes más lo necesitan. En esta oportunidad, la Casa Hogar Madre Teresa de Calcuta, ubicada en el sector Mamera de la parroquia Antímano, recibió a nuestros compañeros este jueves 18 de diciembre.

Al ritmo de la parranda del Tren Bicentenario los 100 abuelitos de esta casa hogar disfrutaron de un día diferente en compañía de los TRABAJADORES de la institución.

Agradecemos a quienes han formado parte de estas experiencias y demostrado su compromiso con las actividades de responsabilidad social del banco.

BANCO BICENTENARIO DEL PUEBLO LLENÓ DE ALEGRÍA LA CASA HOGAR PADRE IRIARTE

file

Este martes 16 de diciembre, trabajadoras y TRABAJADORES del Banco Bicentenario del Pueblo, la Clase Obrera, Mujer y Comunas,  pertenecientes a las diferentes áreas que conforman la institución, llenaron de alegría los corazones de los adultos mayores que viven en la Casa Hogar Padre Iriarte, ubicada en Guatire, Edo. Miranda.

Rostros cargados de alegría llenaron los rincones de esta casa donde conviven más de 80 hombres y mujeres de la tercera edad, que al ritmo de la parranda tradicional encabezada por el “Tren Bicentenario” disfrutaron la llegada de la época decembrina.

Palabras cargadas de sentimiento y agradecimiento recibieron todos y cada uno de los presentes en esta  actividad, quienes tuvieron la oportunidad de compartir obsequios, risas y un almuerzo navideño.

Banco Bicentenario del Pueblo agradece a quienes en representación de la fuerza laboral de la institución asistieron a esta visita, entregando su tiempo, amor y cariño a estos abuelos.
Gracias familia Bicentenario por la disposición y colaboración prestada en cada una de las actividades de responsabilidad social, organizadas para celebrar nuestro 5to aniversario.