INAUGURAMOS CENTRO DE FORMACIÓN HUGO CHÁVEZ Y CREDIJOVEN

file

Este lunes 3 de agosto se inauguró el Centro de Formación Hugo Chávez, en la Vicepresidencia de Gestión Humana del Banco Bicentenario del Pueblo, ubicada en la torre Banco Lara, La Castellana.

Después de la inauguración  los jóvenes seleccionados en las ferias organizadas por nuestra oficina de captación iniciaron  las inducciones  teóricas y prácticas en materia de contabilidad, operaciones, crédito y finanzas, luego de 5 meses de formación pasarán a formar parte de nuestra fuerza laboral.

Asimismo, fueron protagonistas de la actividad los jóvenes de la Misión Saber y Trabajo, quienes recibirán también una capacitación de 2 meses y diez días para luego incorporarse al trabajo  que se realizará con el producto CrediJoven.

La jornada contó con la presencia del presidente de la entidad James Hernández, quien acompañado de la vicepresidenta ejecutiva Perla Benítez y la vicepresidenta de Gestión Humana Evelin Millán, le dieron una cordial y afectiva bienvenida a nuestros próximos compañeros.

“Bienvenidos jóvenes, nosotros estamos haciendo historia con ustedes, que vienen a formarse, necesitamos gente que venga con ganas de querer formarse, de querer sacar el banco hacia adelante, con la cultura propia del Banco Bicentenario del Pueblo (…), ustedes representan un sueño para nosotros y hoy se ve materializado con este nuevo proyecto, no dejen que muera”, aseguró James.

Por su parte, Evelin Millán aseguró que “este grupo  comenzará un proceso de 5 meses de formación teórica y práctica en crédito, cobranzas y operaciones, para incorporarlos a nuestra fuerza laboral”.

Génesis Corredor, de la Misión Saber y Trabajo señaló que, le parece maravillosa esta oportunidad que la institución le ofrece,  que está comprometida con el proyecto y la juventud de la Patria.

En el Banco Bicentenario del Pueblo creemos en la juventud  de nuestro país.

ENALTECIENDO NUESTRO TRICOLOR PATRIO

banner--día-de-la-bandera-

La Bandera de Venezuela, proveedora de pasión y respeto patrio, inspiración para nuestros atletas en  encuentros deportivos, orgullo ondeante en nuestras escuelas, tres colores que se han vuelto sinónimo de Vinotinto en el fútbol, es mucho más que la riqueza, los mares y la sangre derramada por nuestros libertadores para nosotros los venezolanos.

El Día de la Bandera Nacional de Venezuela, se conmemora el tercer día del mes de agosto desde el año 2006, luego de que el Líder de la Revolución Bolivariana Hugo Chávez así lo decretara al reflexionar sobre el hecho de que fue un 03-08-1806 que el Generalísimo Francisco de Miranda trajo por primera vez nuestro tricolor a tierra patria (La Vela de Coro, estado Falcón) y no un 12 de marzo del mismo año cuando se izó en territorio haitiano.

Mucho más que una estrella

El 9 de marzo de 2006, el estandarte nacional adopta una nueva modificación por decreto presidencial, al incluir una octava estrella en su franja azul, en reivindicación al decreto de Simón Bolívar del 20 de noviembre de 1817, que incorpora a la Provincia de Guayana como región independiente.

Una leyenda popular  

Cuenta una leyenda popular de nuestra historia que el “Primer Venezolano Universal” Francisco de Miranda, en unos de sus viajes a Europa conoció y cautivó a la emperatriz rusa Catalina II “La Grande”. Luego de una amorosa relación y acercándose su separación por el retorno del Precursor caraqueño a las filas independentistas, la zarina europea se despidió del patriota y le dijo: “Francisco, cuando vuelvas a Rusia quizás ya no exista, esta será la última vez que nos veamos y quiero que te lleves mi retrato como recuerdo”. Miranda, que no le convenía ninguna atadura con mujer alguna, contestó rápidamente: “Te llevaré impresa en el corazón y ondearás libre sobre mi patria, el oro de tus cabellos, el zafiro de tus ojos y el rubí de tus labios”. Y de allí el amarillo, azul y rojo.

La Bandera Nacional de Venezuela es digna de análisis y de admiración por su riqueza histórica, “grande en gloria y rica en valor” como reza la letra de su propio himno, compuesto en 1889 con música de Francisco Araldi y letra de Gerónimo Zolessi para rendirle su merecido honor.

232 aniversario del natalicio del Libertador de América Simón Bolívar

file

Simón José Antonio de la Santísima Trinidad Bolívar Palacios y Blanco nació en Caracas, Venezuela, el 24 de julio de 1783. Fue un militar y político de la época pre-republicana de la Capitanía General de Venezuela, fundador de la Gran Colombia y una de las figuras más destacadas de la emancipación americana frente al Imperio español.

Sus padres fueron Juan Vicente Bolívar y Ponte y doña María de la Concepción Palacios y Blanco, ambos criollos. Al quedar huérfano, cuando apenas tenía 9 años, la audiencia encargó su educación a Simón Rodríguez, quien lo inició en el estudio de los enciclopedistas franceses.

A los 15 años, en 1799, Simón se fue a España para continuar con su educación, allí conoció a María Teresa Rodríguez del Toro y Alayza con quien se casó en 1802. Al poco tiempo de volver a Venezuela, en 1803, María Teresa murió de fiebre amarilla, lo que afectó de gran manera a Bolívar quien juró jamás volver a casarse (promesa que mantuvo el resto de su vida).

En 1804, Bolívar regresó a España con su tutor y amigo, Simón Rodríguez. Un año después, juró en Roma que no descansaría hasta liberar a su país de la dominación española y, aunque carecía de formación militar, llegó a convertirse en el principal dirigente de la guerra por la independencia de las colonias hispanoamericanas; además, le proporcionó al movimiento una base ideológica mediante sus propios escritos y discursos.

En 1810 se unió a la revolución independentista, que estalló en Venezuela, dirigida por Miranda, el fracaso de aquel intento obligó a Bolívar a huir del país en 1812; así fue como se puso al mando del movimiento, escribiendo desde Cartagena de Indias el “Manifiesto de Cartagena”, el cual incitaba de nuevo a la rebelión. En ese manifiesto pidió ayuda a Nueva Granada para liberar a Venezuela porque su causa era la misma, recibiendo esa asistencia y en 1813 lanzó una segunda revolución, que entró triunfante a Caracas el 6 de agosto y en donde le ratificarían el título que le habían dado el Cabildo de Mérida de “El Libertador” que desde entonces quedó unido a su nombre.

El gran objetivo y sueño de Bolívar era el de formar una gran confederación que uniera a todas las antiguas colonias españolas de América, inspirada en el modelo de Estados Unidos. Por ello, a pesar de haber logrado la liberación de Venezuela, luchó por las otras independencias. Cruzó los Andes y venció a las tropas realistas españolas en la batalla de Boyacá (1819), que liberó al Virreinato de Nueva Granada (la actual Colombia). El 17 de diciembre de ese año creó la República de la Gran Colombia (que incluyó lo que hoy son Colombia, Venezuela, Ecuador y Panamá).

Ese mismo año elaboró una Constitución para la nueva República de Colombia. Luego, en 1822, Simón Bolívar se reunió en Guayaquil con el otro gran libertador, San Martín -quien había liberado a la Argentina y a Chile-, para poder lograr la liberación de Perú.

El 1 de diciembre de 1830, llega a Santa Marta, Colombia, donde su salud empeoró a los pocos días, teniendo algunos momentos de lucidez que le permitieron dictar su testamento y su última proclama, donde clamó porque su muerte por lo menos permitiera la consolidación de la unión y la desaparición de los partidos.

Finalmente El Libertador Simón Bolívar fallece el 17 de diciembre de 1830, a los 47 años de edad. Los despojos mortales del Libertador recibieron cristiana sepultura en el altar mayor de la suntuosa Catedral Basílica de Santa Marta, y en ese sagrado recinto moraron apaciblemente, hasta diciembre de 1842, cuando fueron trasladados a Venezuela, cumpliéndose así el mandato de su testamento.

PRESENTES EN LA FERIA DE CAPTACIÓN DE PASANTES Y PROYECTOS SOCIOPRODUCTIVOS DE LA UBV

file

Este  martes 14 de julio, el Banco Bicentenario del Pueblo, de la Clase Obrera, Mujer y Comunas participó en la primera edición de la Feria de Captación de Pasantes y Proyectos Socioproductivos en la Universidad Bolivariana de Venezuela, ubicada en Los Chaguaramos, Caracas.

Esta actividad tuvo como objetivo captar estudiantes en periodos de pasantías para la oferta de empleos, así como impulsar el aparato productivo del país con el apoyo de la juventud venezolana.

En esta ocasión, el Banco Bicentenario del Pueblo presentó el modelo financiero que aporta al país a través de sus productos y servicios.

En el evento también estuvieron presentes instituciones públicas como: INTT, Idea, Misión Nevado, Proyecto Infocentro, Aulas Sísmicas Madeilis Guzmán, perteneciente a la Fundación Venezolana de Investigaciones Sismológicas (Funvisis), Instituto Nacional de la Mujer y Defensoría del Pueblo.

La actividad estuvo dirigida a los estudiantes de la casa de estudios pero mantuvo abierta sus  puertas abiertas al público en general

El prócer: Francisco de Miranda

banner_Francisco-de-Miranda

Conocido como “el primer criollo universal”, Francisco de Miranda realizó un recorrido revolucionario de América a Europa que lo llevaría a participar directamente en los acontecimientos políticos universales de la época, para finalmente convertirse en precursor del sueño de Hispanoamérica libre.

Francisco de Miranda, nacido en Caracas el 28 de Marzo de 1750, es el precursor de la Independencia de Venezuela e Hispanoamérica, denominado como el primer venezolano universal. Sus armas las desplegó en tres continentes: África, Europa y América, y fue combatiente activo en los tres acontecimientos más importantes de su época: la Independencia de los Estados Unidos, la Revolución Francesa y la Independencia de Hispanoamérica.

Poco antes de cumplir los 21 años, se embarca rumbo a España, luego de culminar sus estudios de Latín, Gramática y Catecismo, deseoso de servir en el ejército real, el 25 de enero de 1771.

En Madrid se dedica al estudio de las matemáticas, de los idiomas francés e inglés y de geografía. En 1772, solicita del Rey una plaza de oficial en el ejército, y la obtiene. Así empieza su carrera de militar como Capitán del Regimiento de Infantería de la Princesa.

Durante 4 años (1785-1789), emprende un largo viaje a través de Europa. Visita parte de Holanda, Rusia, casi toda Italia, Alemania, Francia, Suiza, Bélgica y Grecia. Pasa al Asia Menor y al Imperio Turco (Constantinopla), con el fin de ampliar sus conocimientos y crear vínculos fraternos con dirigentes de los países que visitaba.

Luego de pasar tantos años en Europa, realizando conexiones políticas internacionales con comisionados, ministros, alcaldes y demás gobernantes para solicitar ayuda para la independencia de Venezuela, decide ir a Haití con una expedición a bordo del bergantín Leander, el 2 de febrero de 1806, al ser rechazada la ayuda por parte de dirigentes de Inglaterra y Estados Unidos.

En el puerto haitiano se unen al Leander las goletas Bee y Bacchus. El 12 de marzo es creada por Miranda la bandera tricolor (amarillo, azul y rojo). Desembarca en La Vela de Coro el 3 de agosto de 1806, toma el fortín e iza la bandera, lo cual hace también en la ciudad de Coro, pero donde no recibe el apoyo de los pobladores, retirándose ante la amenaza realista.

El 10 de diciembre de 1810, después de hacer escala en Curazao, llega a La Guaira. Es nombrado teniente general de los ejércitos de Venezuela el 31 de diciembre de 1810. Impulsa la instalación de la Sociedad Patriótica y en 1811 se incorpora al Congreso Constituyente. Sostiene la necesidad de declarar la Independencia definitiva, lo que se realiza el 5 de julio de 1811, adoptándose como bandera nacional la traída por Miranda en 1806.

Durante la noche del 30 al 31 de julio, cuando se preparaba a embarcarse en La Guaira rumbo a Curazao, un grupo de militares y civiles lo arresta, acusándolo de traición. Poco después de su arresto, las fuerzas realistas entran a La Guaira y se apoderan de él. El 4 de junio es trasladado a la fortaleza de El Morro en Puerto Rico, y a fines de 1813 llevado a España. A principios de enero de 1814 está encarcelado en un calabozo del Fuerte de las Cuatro Torres, en el arsenal de La Carraca, donde morirá en la madrugada del 14 de julio de 1816, dando fin a la vida del primer venezolano universal, el precursor de la Independencia Hispanoamericana y el “criollo más culto de su tiempo”.