4 de Febrero de 1992: Un por ahora que se convirtió en para siempre

Banner-Día-de-la-dignidad (1).jpg

A 24 años del rescate de la Dignidad Nacional de nuestro pueblo, conmemoramos aquel día, en que se dio lugar al levantamiento militar dirigido por un  grupo de militares, jóvenes e insurgentes quienes se revelaron a los más de 40 años de bipartidismo que se vivía en el país, entre ese grupo se encontraba quien se convertiria más adelante en  lider  eterno.

“Compañeros, lamentablemente, por ahora, los objetivos que nos planteamos no fueron logrados en la ciudad capital; es decir, nosotros aquí en Caracas no logramos controlar el poder”, fueron las declaraciones que inmortalizaron el rostro y la esencia de aquel hombre lider que por su valentía se ganó el amor del pueblo, nuestro Comandante Eterno Hugo Chávez Frías.

El 4 de febrero de 1992 ocurrió una insurrección Cívico-Militar que se desarrolló simultáneamente en las principales ciudades del centro-occidente del país. Además de los comandantes a cargo de las operaciones -Hugo Chávez, Francisco Arias Cárdenas, Yoel Acosta Chirinos, Jesús Urdaneta y Miguel Ortíz Contreras-, unos 14 mayores, 54 capitanes, 67 subtenientes, 65 suboficiales, 101 sargentos de tropa y 2.056 soldados alistados, tomaron parte en el movimiento militar.

La llamada Operación Zamora se escenificó en la zona centro-occidental de Venezuela, en los estados Aragua, Carabobo, Miranda, Zulia y el Distrito Federal (actual Distrito Capital), desde las 3:00 de la tarde del 3 de febrero de 1992, hasta aproximadamente las 3:30 de la tarde pero del día siguiente. Alrededor de 2.300 efectivos militares –300 oficiales y un poco más de 2.000 soldados que portaban una banda tricolor en el brazo– fueron movilizados para deponer al entonces presidente Carlos Andrés Pérez, que regresaba del foro económico de Davos.

El eje del movimiento insurgente fue el entonces Distrito Federal (actual Distrito Capital), donde se concentran los poderes públicos en Venezuela. Allí, desde las 11:00 de la noche del 3 de febrero, se escenificaron los enfrentamientos más intensos.

La base de operaciones de los insurgentes, comandados por el Teniente Coronel Hugo Chávez Frías, estaba en el Museo Militar, en el 23 de enero de Caracas.

Los principales puntos estratégicos de la capital, que sirvieron de escenario para las operaciones, fueron: La residencia presidencial La Casona, el Palacio de Miraflores, el Fuerte Tiuna, las Comandancias Generales del Ejército y la Armada, el Comando Regional número 5, el Comando de Seguridad Urbana de la Guardia Nacional, la sede de la Disip en el Helicoide, la sede de la Comandancia de la Policía Metropolitana en Cotiza, la sede de Venezolana de Televisión en los Ruices y la Base Aérea Francisco de Miranda.

Una combinación de suerte y la oportuna reacción de sus ministros salvaron a Carlos Andrés Pérez de la captura y el derrocamiento. A su regreso de Suiza, fue recibido en el aeropuerto por el Ministro de la Defensa, general Fernando Ochoa Antich, y el Ministro de Interiores, Virgilio Ávila Vivas. Ya en la residencia presidencial, Pérez decidió trasladarse al Palacio de Miraflores tras una llamada de Ochoa Antich, quien le informó de la insurgencia en el Zulia. Gracias a esa súbita decisión logró evadir a los insurgentes, quienes estuvieron a pocos minutos de capturarlo.

En consecuencia, a la medianoche, varios tanques y una unidad de paracaidistas intentaron tomar el Palacio de Miraflores. Pérez escapó nuevamente, esta vez hacia la sede de Venevisión, canal de televisión propiedad de su socio de décadas, Gustavo Cisneros. Desde allí condenó la rebelión, cerca de la 1:00 de la madrugada del 4 de Febrero.

En Maracaibo la revolución se manifestó así:

Francisco Arias Cárdenas, comandante del grupo de artillería misilística “José Tadeo Monagas”, tomó a medianoche la casa del dirigente copeyano Oswaldo Álvarez Paz, gobernador del estado Zulia y se proclamó gobernador militar de la región, comunicando a través de la radio los motivos y razones de la insurgencia.

Entre los principales puntos tomados en la región estaban: el puente sobre el Lago de Maracaibo, el Cuartel Libertador, los Destacamentos 33 y 35 de la Guardia Nacional, el Cuartel de Patrulleros de la Policía del Estado, la sede de la Disip, instalaciones petroleras de la Costa Oriental del Lago, y el canal 2 de televisión.

La rebelión en Aragua y Carabobo:

En Maracay, al mando del Teniente Coronel Jesús Urdaneta Hernández y del Teniente Coronel Jesús Ortiz Contreras, se sublevaron 3 batallones de la 41ª Brigada de Infantería Paracaidista, el Batallón “García de Sena” y el Batallón de Cazadores “General Vásquez”. Los combates de mayor intensidad ocurrieron en el Cuartel Páez, a dos cuadras del Palacio de Gobierno, en el Cuartel La Placera y en la base Libertador. Los rebeldes no lograron tomar la base ni apropiarse de los aviones.

En la guarnición de Valencia se movilizaron el Batallón Blindado “Pedro León Torres”, el grupo de Artillería de Campaña Lara, el batallón de apoyo “José G. Lugo”, la Compañía de Comunicaciones y una Compañía de Honor. Durante unas 15 horas, los “insurrectos” como fueron llamados, tomaron puntos estratégicos como el Comando Regional Nº 2 de la Guardia Nacional.

Día de la Dignidad Nacional

El levantamiento militar bolivariano del 4 de febrero de 1992 forzó la agonía y muerte del Pacto de Puntofijo que había comenzado en 1989, tras la explosión social ahogada con fuego y muerte por Carlos Andrés Pérez.

Hoy, 24 años después que el líder de la Revolución Bolivariana diera el primer paso para acabar con la miseria en la que tenían sumergido al pueblo los gobiernos de la cuarta república, motivo suficiente para inspirar a recordar este día bajo la bandera del Día de la Dignidad Nacional y se construye una nueva historia basada en los principios ideológicos del libertador Simón Bolívar, Ezequiel Zamora y Simón Rodríguez, que se manifiestan en beneficios directos para el pueblo venezolano.

Hoy, el Gobierno Bolivariano plantea el desarrollo de actividades recreativas y culturales a escala nacional, para que junto al Poder Popular se enaltezca la importancia histórica de este día en la historia de nuestro país y del Poder Popular.

3 de febrero: Natalicio del Gran Mariscal de Ayacucho

banner-Gran-Mariscal-de-Ayacucho.jpg

“Toda mi vida gozaré con la satisfacción de haber garantizado la libertad de estas provincias” Antonio José de Sucre

Antonio José de Sucre considerado el militar más completo y cabal de los próceres de la Independencia de Venezuela, fue un ejemplo en el estricto cumplimiento de su deber, resaltando sus conceptos de patriotismo, honor, gratitud y lealtad.

Sucre dirigió con éxito grandes ejércitos, participó en la redacción de los tratados más importantes entre la Gran Colombia y España, logró conducir la liberación de Ecuador, Perú y Bolivia, salió victorioso en la Batalla de Ayacucho (1824) por ello recibió el título de Gran Mariscal de Ayacucho.

Su intervención política y militar en gran parte del territorio suramericano, fue determinante para la independencia de las antiguas colonias españolas.

Fue el personaje de la época que debido a su calidad humana, actividad política y efectividad militar, representaba la figura con más posibilidades de continuar el proyecto emprendido por Bolívar.

En la última carta de Antonio José de Sucre a Simón Bolívar escrita en Bogotá el 8 de mayo de 1830, consta “…el dolor de la más penosa despedida…”, y así de su propia mano escribe: “No son palabras las que pueden fácilmente explicar los sentimientos de mi alma respecto a Ud.: Ud. los conoce, pues me conoce mucho tiempo y sabe que no es su poder, sino su amistad la que me ha inspirado el más tierno afecto a su persona. Lo conservaré, cualquiera que sea la suerte que nos quepa, y me lisonjeo que Ud. me conservará siempre el aprecio que me ha dispensado. Sabré en todas circunstancias merecerlo. Adiós, mi general, reciba Ud. por gaje de mi amistad las lágrimas que en este momento me hace verter la ausencia de Ud. Sea Ud. feliz en todas partes y en todas partes cuente con los servicios  y con la gratitud de su más fiel y apasionado amigo”.

Sucre es recordado como uno de los héroes de la independencia latinoamericana más laureado y admirado.

2 de febrero de 1999: 17 de años de la Revolución Bolivariana

banner-2-de-febrero.jpg

Luego de los corruptos gobiernos que conformaban la cuarta república, el 6 de diciembre de 1998, el pueblo venezolano, a través del sufragio, elige como jefe de estado en su primer periodo presidencial, al máximo líder de la Revolución Bolivariana, Hugo Chávez Frías.

Para el 2 de febrero de 1999, durante el acto de Toma de Posesión realizada en el Congreso Nacional Chávez expresó: “Juro ante Dios, ante la Patria y ante mi pueblo, sobre esta moribunda constitución, que haré cumplir e impulsaré las transformaciones democráticas necesarias para que la república nueva tenga una carta magna adecuada a los tiempos”.

Ese mismo día, una vez en el Palacio de Miraflores, luego de juramentar a su gabinete el presidente convocó a referéndum para la Asamblea Constituyente, con el fin de elaborar la nueva constitución, la cual fue aprobada por el pueblo a través del voto, en el año 1999.

Con su llegada al poder se suman un sin fin de logros en este proceso revolucionario. Se crea el plan económico para la nación impulsando diferentes proyectos que dan paso a la inclusión de los más necesitados, a través de misiones, las cuales están enfocadas a atender las necesidades directas del pueblo venezolano, entre ellas las que, en materia económica eran inherentes al desarrollo financiero del país.

Para el año 1998, la banca pública era casi inexistente, ya que solo quedaban Banco Industrial y Banfoandes, los cuales se encontraban prácticamente en quiebra.

En revolución se procedió a sanear el sistema bancario, cerrando varias entidades privadas, las cuales pasaron a conformar nuestra institución financiera; Banco Bicentenario del Pueblo, de la Clase Obrera, Mujer y Comunas, como parte de la socialización de la banca tuvo en sus hombros la gran responsabilidad de responder a los millones de venezolanos y venezolanas, que fueron despojados de sus ahorros.

Asimismo, el Gobierno Revolucionario procedió a nacionalizar al Banco de Venezuela y a crear bancos como Bandes y Tesoro, dando mayor poder económico a los sectores excluidos por la burguesía del país.

Hoy en día el sector bancario público y privado trabaja de la mano en la aprobación de recursos para la producción agropecuaria, turismo y constructor del país, garantizando el crecimiento económico nacional y participando de manera activa dentro de los 13 motores que impulsarán la economía desarrollados por el ejecutivo Nacional, Nicolás Maduro.

2 de febrero: Venerada Virgen de La Candelaria

banner-candelaria

Patrona de las Islas Canarias y venerada en toda Venezuela, se conmemora el 2 de febrero el día de la Virgen de La Candelaria.

La Virgen de La Candelaria es una advocación de la Virgen María, su tradición se encuentra ligada a la historia de las Islas Canarias, pero con mucha más precisión a la isla de Tenerife; ya que la leyenda señala a este lugar como el sitio de su aparición, los historiadores no han podido determinar con exactitud la fecha y el lugar de su primera aparición, pero según las hipótesis data de los años 1400 o 1401.

La historia escrita por Fray Alonso de Espinosa en el año de 1594 reseña que la talla original se encontraba en la Basílica de La Candelaria, en la Isla de Tenerife, pero desapareció después de un vendaval que aconteció en el lugar, en la actualidad en dicha Basílica se encuentra una réplica.

Por haber sido las Islas Canarias escala para los que viajaban a América, muchas de sus costumbres fueron exportadas a nuestro continente teniendo claro que la devoción a la Virgen de la Candelaria llegó a través de los canarios a nuestra patria.

Venerada en Venezuela

La Virgen de La Candelaria es venerada en toda Venezuela; así varias poblaciones del interior del país llevan su nombre, incluyendo la parroquia Candelaria en la ciudad de Caracas. Sin embargo, en Mérida es el lugar donde tiene mayor relevancia.

La leyenda popular cuenta que, hace muchísimos años se tuvo conocimiento de la aparición de la Virgen de La Candelaria, grabada en una pequeña tabla, en una población muy cerca de la parroquia, en Mérida, ese lugar se conoce con el nombre de Zumba, hoy considerado sagrado, el cual es frecuentado por profusos devotos de tan venerada imagen, que acuden a una capilla que fue construida en honor a La Candelaria.

Es tan respetado el día 2 de febrero que fue designado como fecha que marca el inicio de las fiestas patronales de esta población merideña y en ella podemos apreciar una serie de actividades, entre las que destacan las danzas de Los Vasallos de La Candelaria, que permiten afirmar, por su virtuosidad y por su gran sentido místico y religioso como una de las fiestas populares de mayor importancia y relevancia en Mérida.

El culto a la virgen de La Candelaria es representado por la llama que emanan las velas y que representan la culminación del ciclo católico de purificación que se inicia el 24 de diciembre de cada año.

1 de febrero: 199 años del natalicio de Ezequiel Zamora

banner-portal-Zamora.jpg

El 1 de febrero de 1817, nace Ezequiel Zamora, el general del pueblo soberano, líder del ejército de tierra y hombres libres y principal conductor de los hechos de la guerra federal.

Ezequiel Zamora fue uno de los hombres más importante de las avanzadas políticas y militares que ejercieron las clases pobres de Venezuela en contra de las clases dominantes que resultaron de la República después de 1830.

Sus padres fueron Alejandro Zamora y Paula Correa, modestos tenderos pertenecientes al estrato de los “blancos de orilla” y descendientes de inmigrantes españoles originarios de las Islas Canarias. Durante los primeros años de su niñez recibe la rudimentaria instrucción que podía brindarle una zona rural todavía convulsionada por las luchas independentistas.

Su vida se caracterizó por estar teñida del espíritu romántico de los personajes liberales de su tiempo. Se unió a la causa liberal en la época de Antonio Leocadio Guzmán, fundador del partido liberal y adversario de la oligarquía terrateniente dirigida por José Antonio Páez.

En 1846, producto de las contradicciones entre las élites políticas y el malestar de la clase desposeída, cuyas garantías habían sido negadas desde la misma independencia, Ezequiel Zamora, se pone al frente de un importante movimiento militar enarbolando las consignas del liberalismo radical, ¡Respeto a los Campesinos! ¡Horror a la oligarquía!

En 1858, conspira junto a líderes liberales para tumbar al gobierno. Descubierta la conspiración es obligado a huir del país, refugiándose en Curazao.

El 20 de febrero de 1859, desde Coro, comienza el movimiento militar que conocemos en la historia como la Guerra Federal. Esta marcará y transcenderá su carrera política y militar hasta nuestros días. Aunque al frente de la revolución se encuentra el General Juan Crisóstomo Falcón, el General Zamora logra encarnar en su persona todo el mando militar y ser el Alma de ella, consiguiendo un considerable número de triunfos a favor del ejército de la Federación.

Bajo la dirección de Ezequiel Zamora, la campaña del Ejército Federal condujo a sucesivas derrotas de los godos en 1859. El 10 de diciembre de ese mismo año, en la batalla de Santa Inés (estado Barinas), quedaron diezmados los conservadores, y se abrió el camino hacia Caracas y la victoria definitiva. Después de Santa Inés, Zamora se dirigió hacia el centro del país a través de Barinas y Portuguesa, pero antes de aproximarse a Caracas resolvió desalojar a los restos conservadores de la ciudad de San Carlos.

Ezequiel Zamora muere, víctima de un disparo traicionero que venía desde el campanario de la iglesia en la plaza San Carlos (Cojedes), el 10 de enero de 1860, cuando se encontraba en ese lugar, asediando a los restos derrotados del ejército de la oligarquía conservadora. El 13 de septiembre de 1872 sus restos fueron trasladados a Caracas y colocados en la iglesia de la Santísima Trinidad, actual Panteón Nacional.

Zamora, fue un digno interprete de las contradicciones y necesidades populares de su tiempo, fue la llama que revivió el espíritu combativo y soberano de nuestro pueblo, supo ubicarse al lado de los intereses de los oprimidos, de los esclavos, de los campesinos hambrientos y sin tierra, Zamora representa la dignidad de nuestro pueblo en su lucha por la emancipación.

La Revolución Bolivariana representa la continuidad en las luchas contra un sistema dominante que privilegia a pocos sobre la desgracia de muchos, hoy a 199 años de su nacimiento seguimos enarbolando las banderas del General del Pueblo Soberano y seguimos la lucha contra la oligarquía opresora y en la búsqueda y construcción de un sistema basado en la igualdad y respeto de la condición humana, un sistema de tierras, hombres y mujeres libres, un sistema en donde como diría Ezequiel Zamora: “No habrá pobres ni ricos, ni esclavos ni dueños, ni poderosos ni desdeñados, sino hermanos que sin descender la frente se traten bis a bis, de quien a quien”.

Fuente: PSUV